14 jun. 2011

Parecidos Razonables











Expresión utilizada para manifestar que dos elementos se asemejan en la mayoría de su morfología o psique.

Desde que existen los videojuegos, convertir personajes del celuloide a pixels, ha sido una constante. Desgraciadamente muy pocos han triunfado en ambos formatos, y al final da la sensación que el videojuego forma parte del “merchandising” del producto original, la película. Cómo si de una taza de desayuno con la foto del protagonista se tratara, el videojuego pasa por una opción más de ganar dinero aprovechando el tirón de la película. Pero, ¿ha sido siempre así?

Podría continuar esta entrada nombrando algunos títulos, que basándose en películas, han tenido una buena versión en videojuego. Pero cuando veo una película vivo una experiencia y espero la misma o mejor (utopía) con el videojuego que lleva el mismo nombre. Esto lo he vivido muy pocas veces. Pero hubo una que me marcó.
¿Cuánto sacas tú de esto, George Lucas?
Me remonto a finales de los 80 dónde “Los Goonies” y “Regreso al Futuro” marcaban mi pre adolescencia. En aquella época disfrutaba de mi Amstrad CPC 6128 con monitor color, pero ya empezaban a asomar en mi entorno de amigos y compañeros de clase, los pc’s con tarjetas gráficas decentes para jugar. El PC estaba creciendo como ordenador para jugar y ya contaba con muchos títulos, la mayoría procedentes de la versión Amiga. Pero si se trataba de tener un “maquinón” para jugar, ahí estaba la serie Amiga con su versión 500 y el sueño húmedo de todos los adolescentes, el Amiga 2000. En cualquier caso, yo tenía un CPC y parecía que para años, por lo que tenía que buscarme la vida en otros hogares si quería disfrutar de esos potentes ordenadores.

Mi amigo, el que en su día me permitió tocar el primer ordenador de mi vida, el Oric 1, tenía un chollo con esto de los ordenadores. Su tío tenía una empresa que desarrollaba software de finanzas y siempre le regalaba algún ordenador que le sobraba en la oficina. Por aquel entonces, él tenía un PC con una tarjeta VGA 256 colores. Pero su monitor era tan malo (y en fósforo verde), que siempre teníamos que jugar a todos los juegos emulando CGA.
Un sábado por la tarde en casa de este amigo, me comentó que tenía un juego de Indiana Jones. No hacía mucho, se había estrenado la tercera entrega en el cine y yo la había visto. Me había encantado y me pareció (y parece), la mejor de todas. Mi amigo me dijo que no había jugado todavía y que no sabía de iba. Pusimos el diskette de 5¼, y delante nuestro teníamos “Indiana Jones y la última cruzada”. Supongo que todos sabréis que es un juego de Lucas Arts y es la versión aventura gráfica clásica, género que empezaba a ponerse muy de moda en aquella época. 

La película fue un éxito en taquilla.

Hasta aquí, estoy haciendo de abuelo cebolleta, recordando un clásico de las aventuras gráficas. Bien. Sigamos.

No hace falta que os recuerde que en aquella época, la única revista que hablaba de videojuegos era Micromanía en aquel formato tipo “periódico inglés”. Así que la posible información, libro de pistas o guía para ayudarte en un juego era escasa o nula.

Con estas premisas nos adentramos en el juego, y conforme íbamos avanzando y resolviendo puzles,  no éramos conscientes de lo más fascinante. Cuando nos atascábamos en algún puzle, recordábamos la película y encontrábamos la solución. La mejor guía que podías tener para ese juego, era haber visto la película. La mayoría de los puzles y sus soluciones estaban copiadas de la película y eso le daba un plus al juego. Poder solucionar las cosas como las solucionaba el propio Dr. Jones era como volver a disfrutar la película, pero siendo tú el protagonista. Algunos puristas dirán que había algún puzle más que no salía en la película, pero el 90% del juego era la película contigo como protagonista. 
  
Muy pocas veces más he vivido la misma sensación en un juego basado en una película. Sí, ya sé que ahora hay juegos que son como películas y que algunas versiones son calcadas al film original, pero, creo que haber visto la película no te ayudará tanto en el desarrollo como en esta aventura de Indiana Jones.


Hacía tiempo que quería escribir sobre este juego, porque creo que no fue reconocido lo suficiente, por “culpa” de la siguiente aventura del Dr. Jones, “Fate of the Anlantis”, otra gran aventura gráfica, pero sin gran película.



4 comentarios:

GredXII dijo...

Ostras, grato recuerdo al leer esta entrada. Yo "jugué" de pequeñito a este juego; aunque para disfrutarlo como se merece creo que tendría que "jugarlo" ahora que soy adulto XD

Raúl Factory dijo...

@GredXII, dos comentarios...

Qué edad tienes? (si se puede saber)

Si no lo disfrutaste en su día, te recomiendo que lo juegues de nuevo. Yo lo hice hace un par de años y creo que lo disfruté más!

Mugen dijo...

Hey! Buenas, le he de dar las gracias a Lao porque gracias a él me he pasado por aquí ;) joder, he flipado por el momento abuelo cebolleta XD y yo que me considero en esto tiempo por haber empezado con una Master System XDDDD tengo pendientes los de Indiana Jones y sí que le hizo sombra el Atlantis, porque el de la Ultima Cruzada, apenas ni se habla. En eso de cine y videojuegos, echo mucho de menos los juegazos que se sacaba Disney de sus pelis.No resolvías puzles pensando en ellas pero eran un locurón. Mención especial para Fantasia, pedazo paranoia. Te meto en mi "gente guay" para venir a verte a menudo ;) un saludo!!!

Raúl Factory dijo...

@Mugen: Bienvenido a este blog. Te informo que no cerramos a mediodía y que nuestro horario de posteo es de lunes a domnigo, 24h, 365 días al año. Eso significa que cada 4 años cerramos el blog un día, si no el personal se queja... :P

En referencia a tu comentario, con los juegos de Disney me quedo con sus "híbridos" con Square, los Kingdom Hearts. Es que me tira la vena rolera...
Algún día hablaré de ellos y de la sensación de pegar a un enemigo con una llave gigante XDD!!

Publicar un comentario