30 ene. 2011

Two Worlds II. Un quiero y no puedo.

Ya está. Juego finalizado. Otro más que pasará sin pena ni gloria. No me esperaba nada del otro mundo, pero me ha dado la sensación de que el juego podría haberse trabajado más. La trama no es nada del otro jueves, y está a años luz de los clásicos del rol japonés. El juego avanza sin pretensiones ni estridencias y la dificultad te la marcas tú. Si te centras en la trama principal, enseguida te plantas en los compases finales del juego. Y aquí viene otro sin sabor.
Acabar con el último enemigo es cuestión de habilidad con el pad. Da igual la clase de tu personaje. No importa si eres guerrero o mago. Mientras tengas pociones de vida y alguna que otra especial (que durante el juego las coleccionas a lo tonto), puedes encarar el último combate con tranquilidad. No obstante, no es fácil y quizás sea el momento más difícil del juego. Aunque se debe a lo diferente del resto de combates del juego, y es cuestión de coger un poco de práctica para cerrar el juego.
Quizás por todo esto, una vez acabada la historia principal, te permiten seguir jugando.
En cuanto al modo online, puedes crearte un personaje y buscar aventuras con otros usuarios. Obviamente dista de cualquier MMORPG.

Conclusión: Si no tenéis otro juego de rol para jugar, podéis probarlo. Pero teniendo en cuenta lo que hay en el mercado y lo que está por venir, si lo ignoráis, tampoco pasaría nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario