10 mar. 2011

Por cinco duros...

Actualmente no me planteo adquirir un juego sin saber cuantas horas más o menos podré disfrutar de él. Las primeras informaciones al respecto se hacen imprescindibles, como la visita a los foros de rigor, previews varias y si el juego ya lleva tiempo a la venta, la opinión de algún colega.

La pregunta es sencilla ¿cuántas horas de juego tiene? Reflexionando sobre esto me he dado cuenta que este parámetro no hace mucho no importaba. Pero si vamos más atrás en el tiempo, y nos remontamos a la época dónde los juegos alucinantes estaban en los salones recreativos, te encuentras con las partidas más caras de la historia.

Cuántas veces echábamos cinco duros a la recreativa de turno y nuestra partida duraba tres minutos? y, cuando veías una recreativa nueva, pam! a jugar sin tener ni idea de como se jugaba!!
No trato de hacer un análisis financiero sobre el coste del minuto jugado en 1985 y 2011. Simplemente destacar que te gastabas el dinero a cambio de muy poco y te sabía a gloria.

Nos hemos vuelto muy exigentes?

No hay comentarios:

Publicar un comentario